Blogia
CONTRA LA CORRIENTE

LLAMADO A FORMAR UNA CORRIENTE SINDICAL CLASISTA Y REVOLUCIONARIA.

1.- La lucha que hoy día da la clase obrera y el pueblo en contra del plan imperialista que sostiene el Gobierno de Frei, exige una dirección clasista y revolucionaria que exprese auténticamente en el terreno sindical y político los intereses de los explotados.
2.-  El Gobierno,en la aplicación del plan imperialista, ha mantenido el régimen laboral impuesto a sangre y fuego por la dictadura pinochetista. La burguesía tiene claros sus objetivos: privatizar y entregar a los pulpos transnacionales los servicios y empresas del Estado y, permitir el irrestricto ingreso de capitales imperialistas de forma de garantizarles répidas y altas utilidades (éste es el sentido del NAFTA, MERCOSUR, y otros acuerdos comerciales). Para el cumplimiento de estos objetivos antiobreros y antinacionales, la burguesía debe  flexibilizar aún más las relaciones laborales de forma de facilitar los despidos masivos y las rebajas salariales que exigen las privatizaciones y los acuerdos comerciales. Este plan de “flexibilización” que pretende bajar los sueldos ligándolos a la “productividad”, requiere también de una clase obrera sin organizaciones y si las tiene ésta debe ser domesticada. El “sindicalismo moderno”, instrumento de este plan, es un sindicalismo servil, pasivo y dócil a la burguesía y al imperialismo.
3.- La dirigencia “moderna” de la CUT y de las principales organizaciones obreras y de masas, se encuentran usurpadas por las burocracias sindicales de los partidos sostenedores de este régimen (ya sean pinochetistas, de gobierno o del PC). Estos burócratas, los Alarcón, Ahumada, Pastene, Rozas, etc. y cía., han demostrado su carácter de simples instrumentos de los explotadores, por ello se han jugado criminalmente -como hoy- a mantener aislados los conflictos de forma de llevarlos a la derrota. Estos burócratas son mantenidos en esos puestos y “engrasados” con el dinero del gobierno y de los organismos internacionales. Los celulares, vehículos y guardaespaldas con que estos “dirigentes” se manejan, revelan su condición de sirvientes de la clase enemiga, luego de un paso por la cabeza de las organizaciones al poco tiempo el dinero amasado les permite a muchos oficiar de empresarios (ej. Bustos, etc.). LA BUROCRACIA SINDICAL CONSTITUYE HOY EL PRINCIPAL OBSTÁCULO PARA EL DESARROLLO Y POTENCIAMIENTO DE LAS LUCHAS, LA CLASE OBRERA RECLAMA UNA DIRECCIÓN CLASISTA Y REVOLUCIONARIA.
4.- Llamamos a dar cuerpo a una dirección consecuente con las bases y con los intereses históricos de la clase obrera. Llamamos a formar una corriente clasista y revolucionaria que se cimiente en los siguientes principios:
* LA INDEPENDENCIA DE CLASE: reivindicamos la independencia política de la clase obrera. Los intereses de la clase obrera son irreconciliables con los de la burguesía, el desarrollo de la crisis capitalista que hoy soportamos nos revela que lo único que pueden ofrecer los explotadores es hambre, miseria y represión creciente. La colaboración de clases, muchas veces encubierta con la idea de la defensa de la podrida democracia burguesa,  sólo persigue avasallar y subordinar a los explotados.
             La burguesía conduce en el mundo y en Chile, a la sociedad a su descomposición, corresponde por tanto a la clase obrera -sosteniendo su independencia política- expulsar a la burguesía del poder e imponer su propio gobierno, la Dictadura del Proletariado. Para consumar este objetivo histórico la clase obrera debe acaudillar a las masas explotadas y oprimidas del campo y la ciudad, en el logro de este objetivo se debe dar cuerpo al Frente Unico Antiimperialista. La independencia de clase es, por tanto, ante todo independencia política, conciencia de clase y no -como algunos han planteado en forma oportunista- el apoliticismo estéril con el que se pretende marginar a los trabajadores de la vida política, que es lo mismo que alejarlos del poder y del gobierno.
** ACCIÓN DIRECTA: reivindicamos los métodos históricos de lucha de la clase obrera, lo mejor de sus luchas, esto es la acción directa en la cual los explotados toman en sus propias manos la resolución de sus problemas y reivindicaciones, pasando por encima de la Justicia burguesa, del parlamento y de las leyes. Cuando señalamos acción directa nos referimos a las formas de lucha que en las distintas fases de sus movilizaciones adopten masivamente los explotados, como la huelga, el paro, los piquetes de autodefensa y las milicias en una fase insurreccional; en cuanto a las organizaciones también la experiencia del proletariado es vasta: desde la comisión de obra, el cuerpo de delegados, el sindicato y otros organizaciones de resistencia y lucha económica, hasta los Cordones industriales, expresiones embrionarias a través de las cuales, en el período de la UP, los obreros se dispusieron a disputar el poder.
            Afirmamos el método de la Acción directa y rechazamos el terrorismo pequeñoburgués que pretende reemplazar el accionar de las masas; asimismo, rechazamos las elecciones burguesas con las que los explotadores pretenden subordinar a los trabajadores creando espectativas en la resolución de las reivindicaciones obreras dentro del marco capitalista (esto no impide a los revolucionarios intervenir en las elecciones burguesas con el exclusivo objeto de que las masas superen sus ilusiones en la democracia burguesa).
*** DEMOCRACIA OBRERA: reivindicamos este accionar al interior de las organizaciones de masas. Esto significa que es la base la que debe tener el poder de decisión en las organizaciones, las que se deben expresar a través de asambleas siendo los dirigentes de las organizaciones sindicales mandatarios de lo resuelto en las asambleas y por tanto sus cargos revocables en cualquier momento. Todas las directivas de las organizaciones deben ser votadas por las bases, el sistema actual de elección a través de delegados constituye el soporte de la burocracia y la corrupción de los sindicatos.
            Democracia obrera significa además, el más amplio desarrollo de las organizaciones obreras. Rechazamos el régimen de atomización sindical que ha impuesto el plan laboral, reivindicamos por tanto la existencia de un régimen de sindicato único y obligatorio, la llamada “libertad sindical” sólo sirve a la división de nuestra clase. Democracia obrera significa hoy en día principalmente la realización de un Congreso de Bases del Movimiento Obrero, que expulse a la burocracia de la CUT y ponga a este organismo al servicio de la lucha de los explotados.
5.- La formación de esta Corriente Sindical Clasista que llamamos a conformar, abrirá paso a la unificación de las luchas en un solo torrente que haga saltar en pedazos el plan imperialista al que sirve Frei. Sin embargo, como militantes revolucionarios, estamos conscientes que para la conducción de este proceso y su proyección como lucha por el poder, los explotados debemos dotarnos de un Estado Mayor, de un Partido Obrero Revolucionario, que sintetice programáticamente los intereses generales de la clase obrera. La ausencia de este partido ha impedido hasta este momento la liberación de las cadenas de la explotación capitalista. La Corriente Sindical Clasista que llamamos a conformar debe ser la expresión del programa revolucionario en la arena sindical, pero no resuelve por sí solo el problema de dirección de los explotados. A las direcciones traidoras del PS y PC, como aquellas abiertamente enemigas que son de la burguesía (DC, PPD, fachos, etc.) sólo lograremos extirparlas del movimiento de masas a condición de que los trabajadores estructuremos nuestra propia dirección política.
6.-  Sobre estas bases, llamamos a unificar las luchas de todos los sectores que actualmente se encuentran movilizados en un Frente Unico Antiimperialista, que se estructure en torno a un Pliego Nacional de Reivindicaciones que contenga la exigencia de un salario y pensión jubilatoria mínimos equivalente a la Canasta Familiar de $300.000.-; el derecho irrestricto a sindicalizarse, a negociar colectivamente y a la huelga por rama de producción; la lucha en contra de las privatizaciones y el plan laboral, etc.; en general todas aquellas reivindicaciones que actualmente están levantando las masas en sus luchas y que chocan objetivamente con el plan gubernamental, para proyectar la lucha hacia el poder. Convocamos a discutir en las bases este petitorio y a dar cuerpo a la unidad de las luchas, a la preparación de una Huelga General Indefinida con ocupación de lugares de trabajo, a luchar sin cuartel contra la barbarie capitalista, a golpear con un solo puño a Frei, a la levantar las banderas rojas de la Revolución Proletaria.
                                                                       Valparaíso, 10 de Diciembre de 1996.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres