Blogia
CONTRA LA CORRIENTE

EN ESTE ENGAÑO ELECTORAL:FREI, ALESSANDRI, PIZARRO, REITZE, PIÑERA Y MAX-NEEF SON LO MISMO

Las elecciones apuntalan la explotación capitalista
            A través de estas páginas y en su intervención diaria, nuestra organización ha combatido incansablemente al circo electoral, desenmascarando el carácter de clase de esta “democracia” burguesa e indicando  el camino que enfrentan los explotados frente a este gigantesco engaño: rechazar este proceso con el que se pretende disfrazar la dictadura que la burguesía nacional, sirviente del imperialismo, ejerce sobre el proletariado chileno y la mayoría nacional oprimida.
            Esta Dictadura mal disfrazada de Democracia, ha significado durante estos cuatro años de gobierno “concertacionista”, hambre, miseria y represión crecientes: los salarios desde 1990 han caído en casi un tercio de su poder adquisitivo; se ha encarcelado a más de un centenar de presos políticos y han sido asesinados en supuestos “enfrentamientos” más de sesenta personas; a cuanta huelga se ha levantado contra los planes pro-imperialistas de Aylwin se les ha acusado de irracionales, antidemocráticos y se les ha amenazado con la represión vía Ley de Seguridad Interior del Estado (Profesores, Salud, Carbón, Universitarios, etc.).
            La lucha contra el engaño electoral, es indispensable no sólo para despertar la independencia de clase en las masas. Resulta además de primer orden para poner en pie en nuestro país el Partido Obrero Revolucionario y estructurar su Programa. Esto lo hacemos partiendo de un balance histórico y político central: el electoralismo, ligado al frentepopulismo han sido los tradicionales estandartes que han levantado en nuestro país el Partido Comunista y Socialista –liderando al conjunto de la Izquierda democratizante- para sellar su colaboración con la burguesía.
            Esta falta de una dirección revolucionaria, ha significado grandes derrotas para nuestra clase, la que se ha visto sistemáticamente traicionada en sus luchas precisamente por el cretinismo parlamentario y legalista de sus direcciones tradicionales. El stalinismo (PC) y la socialdermocracia (PS) han cumplido un deleznable papel en la contención de las luchas y en la defensa del orden burgués. Esta circunstancia explica la crónica crisis de la Izquierda chilena la que deviene por un lado de su carácter sostenedor de la explotación capitalista y por otro lado -lo que es lo mismo- de su incapacidad para formular un programa revolucionario que arrancando de las particularidades nacionales, plantee con claridad la necesidad estratégica de imponer, mediante una violenta insurrección, la revolución y dictadura Proletarias que potencie la emancipación y la lucha antiimperialista a escala mundial.
            Sin embargo, en esta durísima tarea al interior de las luchas obreras y de masas, por construir esa dirección que logre implantar el Programa Revolucionario no podemos ignorar el hecho de que en nuestros días la clase obrera debido al nefasto papel de las direcciones políticas y al accionar igualmente traidor de la burocracia sindical –mantiene aunque menguadas- importantes ilusiones en la democracia burguesa y en las elecciones.
            Las masas en Chile concurrirán a las urnas aunque no vean en el acto eleccionario mismo más que distintas variantes de un mismo proyecto político todas al servicio de los explotadores y el imperialismo. Las masas concurrirán a votar porque en definitiva aún creen que con el voto “algo” se podrá hacer... por lo menos no están los milicos pensarán otros. Este desgano y confusión se ha traducido en que el candidato de la coalición gobernante, se ha logrado imponer sin contrapeso. La falta de una alternativa política que exprese los intereses de las masas explotadas, se corresponde con la generalizada percepción de que todos son lo mismo. Y es que efectivamente lo son.
Los seis payasos y sus partidos, desde distintas posiciones, sirven al amo imperialista y a la burguesía.
            No obstante poseer una estrategia común, la defensa del orden burgués – las candidaturas de los seis payasos y sus respectivos acuerdos electorales expresan acomodos y contradicciones en el interior de la burguesía y de los partidos que sustentan este régimen político.
            Corresponde entonces a los revolucionarios, aprovechar estas contradicciones y sus raíces con el objetivo de explotarlas al máximo e impulsar la acción directa de masas. Se trata de aprovechar las contradicciones de la burguesía para combatirla y expulsarla del poder y no como predica la Izquierda democratizante (MIDA), la cual descubre las contradicciones en la burguesía para salir corriendo y apoyar al sector “democrático”, “progresista”, “antioligárquico”, en nombre de la profundización de la democracia.
            Veremos cómo se ha preparado la clase dominante para avivar la cueca de esta decaída y podrida campaña electoral.

Frei y la Concertación, pilar de sustentación del régimen

            La candidatura de Frei representa al bloque gobernante, articulada en torno a la alianza DC-PS y se sustenta en las ilusiones democráticas de las masas, en lo que llamamos antipinochetismo. Este es el principal capital político de la coalición gobernante, el haber conducido el recambio “democrático” y sacado a Pinochet.
            Sin embargo, este prestigio y su consiguiente peso electoral, es sólo eso ya que no cuenta con el febril apoyo del movimiento de masas organizado como lo tuvieron por ejemplo Frei el 64 o Allende el 70, los cuales no por ello fueron menos traidores o proburgueses. La Concertación se para – en cambio- sobre el reflujo del movimiento de masas, gobiernan porque la situación de aplastamiento del movimiento de masas en general se lo permite. La gran votación de la Concertación además de reflejar las ilusiones democráticas, son consistentes con un movimiento que ha sufrido una profunda derrota y que ve aquí un mal menor. Ello explica la total continuidad del  Gobierno de Aylwin con la Dictadura, el cual no solo utiliza y defiende la misma estructura jurídica y modelo económico, sino que reprime con igual ferocidad.
            La candidatura de Eduardo Frei R-T, sintetiza estos elementos. No se trata de un dirigente de masas, Aylwin tampoco lo fue, sino que está ahí esperando una montaña de votos porque los aparatos, los empresarios y el Imperialismo lo han querido así. Ganará las elecciones, no hay duda, desde hace más de un año que la burguesía ha cerrado filas en torno a él.

Alessandri y la Derecha: tambaleándose en los hombros de Pinochet

            A diferencia del denominado “centro” político (en el cual se agrupan partidos igualmente burgueses pero que habiendo logrado penetrar en el movimiento de masas utilizan esta presencia para controlar y mejor traicionar los movimientos que encabeza, como la DC, los radicales), la Derecha agrupa a aquellos partidos que expresando directamente los intereses de los explotadores, no logran -ni se proponen- empalmar con el movimiento obrero y de masas, a los cuales no aspira a dirigir sino que enfrentar directamente para de esta forma negociar con ellos o simplemente sojuzgarlos. Esta función en el interior del régimen es la que han desempeñado deficitariamente durante este siglo, los partidos de Derecha ya que no han logrado estructurar grandes y sólidas organizaciones por no existir bases económicas ni una poderosa clase media que sirviendo de colchón entre las clases , le de estabilidad al régimen engrosando las filas de sus partidos, como pueden hacer el Partido Republicano y Demócrata en los EE.UU..
            Esta circunstancia conlleva la crisis crónica del sector, que desde los dorados años 20 del “León” Alessandri, se ha pasado haciendo proclamas grandilocuentes de unidad para terminar a la vuelta de la esquina en los escándalos y fracasos más absolutos y con sus otrora flamantes partidos totalmente desechos. Así terminaron el Partido Conservador, el Agrario Laborista, el Partido Nacional y por el mismo camino va Renovación Nacional luego de poco más de cinco convulsionados años de existencia.
            Hoy, la Derecha agrupada en el bloque RN-UDI, más la recientemente incorporada UCC, ha levantado la candidatura de Arturo Alessandri B., lo que ha confirmado la orientación tradicional del sector que ahora se conoce como “más” pinochetista en la Derecha y que plantea seguir jugando el papel de siempre y sacar partido de los “éxitos” de la dictadura, aquí están los UDI y el ala Jarpa de RN. Por el otro lado y en pugna permanente, está el sector de Allamand y Sebastián Piñera que postula un acercamiento con la DC y la coalición gobernante para pasar a un régimen de tipo parlamentarista (cuestión totalmente ilusoria en un país atrasado y semicolonial como Chile), terminando así con el fuerte presidencialismo vigente. En este grupo se apiñan liberales de mala muerte que aspiran mayor holgura y mejores espacios en el aparato estatal.
            Alessandri, como expresamente lo declara no aspira a otra cosa que mantener cohesionados a los partidos de la Derecha y conservar los “equilibrios” del régimen.

 

Piñera, el fascista de siempre, totalmente solo

            José Piñera, se reivindica como el mejor pinochetista haciendo una campaña fascista criticando la democracia burguesa y sus partidos por ser blandos con la “delincuencia”, y prometiendo “mano dura”, penas de muerte y represión a destajo. No hay espacio –por ahora- para una opción de su tipo en la actual situación política, lejanos están los días en que Piñera junto a Guzmán fueran los delfines del imperialismo y los “creadores” del modelo de Pinochet. Priman actualmente las políticas de consenso, transaccionales, a las cuales el grueso de la burguesía ha concurrido. Prueba de ello es que este miserable candidato no sólo va colista en las encuestas –con las que la propia burguesía enjuicia las opciones electorales- sino que además cuenta con UNA sola sede a nivel nacional y carece de lista parlamentaria.
            No habiendo facción burguesa tras suyo, no cuestiona ninguna cuestión relevante del modelo imperante. Cumple eso sí una función ordenadora para los grupos fascistizantes, llevándolos al terreno legalista.

 

Max-Neef, un guardaespaldas “alternativo” para los socialistas

            Mucho se ha escrito de Max-Neef, cuenta con simpatía y “buena onda” de todos lados, de este Nobel Alternativo que posando de excéntrico ha logrado cautivar a cierto sector de las capas medias –especialmente profesionales- que tradicionalmente sirvieron de base electoral a la Izquierda.
            A levantar su candidatura ha concurrido el agrupamiento de burócratas corruptos denominado “Partido de los Trabajadores” (PT), y algún sector de  ecologistas. Sin lista parlamentaria, plantea vagamente preocuparse de los problemas “micro” y desarrollar un engendro de economía “regional”  y a “escala humana”. Por si asustara a alguien con su crítica mojigata al régimen, aclara que no quiere ser Presidente e indica sin ningún rubor que en una eventual segunda vuelta votaría por Frei.
            ¡Qué bien se acomoda a los prejuicios de la pequeñaburguesía acomodada y gobiernista!. No se trata de un “político”, es un “intelectual” que hace críticas interesantes al “sistema” y ... usa barba. ¡Qué más! Se puede ser un funcionario del Gobierno y votar por él.
            Tras toda la basura burguesa y su presunto alternativismo no hay otra cosa que la defensa del proyecto imperialista y una maniobra del PS y otros sectores socialdemócratas, para crear una dispersión electoral en la “Izquierda” e impedir que el electorero MIDA capitalice el descontento de las masas con el Gobierno. De esta forma la Concertación conserva su calidad hegemónica indiscutida, sin amenazas, y de paso se da vida a un sector de reformistas que en futuro puede servir para cobijar al PS.

 

Reitze y la Alianza Humanista- Verde: “Verdes” porque quedaron fuera de la Concertación.
            La Alianza Humanista-Verde, porque tenía muy cupos pocos parlamentarios y cargos en el diseño del próximo Gobierno, se retira de la Concertación. Como tiene aún funcionarios trabajando para el Gobierno y ellos no dejarían sus puestos, dicen que siguen apoyando a Aylwin. Difícil ser más oportunistas, ellos dijeron retirarse “sin pegar portazo” en La Moneda.
            Es tan evidente y confesa, su carácter de gobiernistas que cuesta distinguir en la candidatura de Reitze algo que no sean los desenfrenados apetitos por ocupar un puestecito en la institucionalidad.
            La demagogia de Reitze es casi pueril, como cuando aparece reivindicando las minorías oprimidas, a las mujeres, mapuches, o se hace fotografiar cubierto de frazadas (obviamente acompañado del Cura Pizarro) junto a los familiares de los Detenidos Desaparecidos. Es el plato recalentado y podrido del esotérico SILO y sus hippies de pasado fascista.
            Ni las minorías a las que dice representar, ni la Ecología pueden esperar algo de este agente del “Gran Capital” al cual ridícula y demagógicamente simula amenazar. Esta candidatura no expresa nada que no sea la sorda lucha de los distintos aparatos de la Concertación por sobrevivir y disputar un espacio en el Parlamento.

 

El frentepopulismo y la colaboración de clases del MIDA se viste con la sotana del Cura Pizarro

            Desde su proclamación en la Asamblea del Pueblo,  en la cual la Gladys Marín le cede su puesto, la Candidatura de Pizarro ha sido una nueva versión de las clásicas maniobras del stalinismo para tenderle un puente a  la burguesía. Aunque en esta oportunidad se trate de hacer este puente utilizando la ya pasada de moda “Teología de la Liberación”, apelando a los “Cristianos por el Socialismo” y sus comunidades de Base. No sólo por Nicaragua y El Salvador, sabemos que esta “Iglesia del Pueblo” sirve los intereses de la burguesía aquí en Chile – a través de la Vicaría de la Solidaridad- se ha dado el respaldo moral a la impunidad para los genocidas.
            Con un programa de reformas, el MIDA pretende maquillar el régimen para fortalecerlo. Como dijo Gladys Marín en un foro televisivo donde se recibían los resultados de las elecciones municipales: “Es importante nuestra incorporación, no podemos seguir siendo marginados, ya que eso le daría inestabilidad al régimen”. En la misma línea el Cura Pizarro promete poner fin –si ganan en las elecciones- al “capitalismo salvaje” y reemplazarlo por uno de rostro humano.
            En resumen, el MIDA propone estabilizar al régimen haciendo “reconciliación en justicia” en materia de DD.HH., de acuerdo a las normas e la Justicia burguesa, vale decir IMPUNIDAD; propone seguir con el modelo exportador, eso sí aumentándoles el valor agregado, revisar algunas privatizaciones y ... suprimir el cargo fijo en el cobro de servicio, esto es CONSERVAR EL MODELO ECONÓMICO; finalmente plantea profundizar la Democracia, nadie puede “profundizar” una democracia (dictadura de la burguesía) sin antes defenderla y eso es lo que hace el MIDA, DEFENDER EL RÉGIMEN.  En todo caso son muy explícitos en condenar la violencia –cuando proviene de grupos guerrilleristas, a los que Pizarro se permitió delatar como homicidas en TV- de esta forma estos “democráticos allendistas” ofrecen una carta de buena conducta a la burguesía y dejan muy en claro solo se proponen hacer leyes y por lo mismo respetarán las vigentes.
            Lamentablemente para estos electoreros y oportunistas , la burguesía aún no requiere de sus servicios. De todos modos ello no les ha impedido traicionar todas las luchas en las que han quedado encaramados, traicionaron la lucha de la Salud, de Profesores, del Carbón, por mencionar las más relevantes, porque estos movimientos avanzaban instintivamente contra el régimen y el circo electoral del que ellos participan.

 

Luchar contra el Circo Electoral

            Cuando el propio Cura Pizarro fue expulsado a botellazos en la Concentración de Trabajadores de la Salud, en plena Huelga, no hacían otra cosa que constatar en la práctica el hecho incuestionable de que todas las opciones electorales (MIDA incluido) actualmente presentes represenmtan un mismo proyecto imperialista, antiobrero y antinacional. Esto no significa que debamos adoptar ante las elecciones una actitud pasiva o escéptica. Todo lo contrario, lo que se trata es de combatir a muerte el Circo Electoral.
            Por ello los trotskystas del POR llamamos a la formación de un amplio Frente de Lucha Contra el Circo Electoral y la Represión, éste es el contenido del Voto Nulo, de la Abstención. Esta tarea comienza hoy denunciando el carácter fraudulento y antiobrero de estas elecciones y debe apuntar a la politización, unificación de las luchas contra el Gobierno. En esta lucha debemos tener siempre a la vista una de las expresiones de mayor unificación y que plantea la lucha por el poder político: la HUELGA GENERAL.
            No cabe duda de que el Gobierno de Frei será una continuación del de Aylwin, como el de este último ni fue otra cosa que la continuación del de Pinochet. Todos son Gobiernos burgueses, qué duda cabe. Sin embargo hay un punto en que esto no se cumple: las masas no serán las mismas éstas ya han iniciado el camino de la lucha y enfrentamiento con el Régimen, lentamente prueban a sus direcciones, se preparan para nuevos y mucho mayores enfrentamientos, los propios políticos burgueses lo reconocen con preocupación.
            Es este el proceso de luchas, en que el Imperialismo pretenderá imponer la sumisión del proletariado y de nuestra nación a niveles cercanos al vasallaje colonial. Es este el proceso, el período que viene es el que será clave para construir el Partido Obrero Revolucionario, estructurarlo organizativa y programáticamente, resolver la crisis de dirección e imponer con ello violentamente la Revolución y Dictadura Proletarias.

 

Lucha Obrera Nº7, 22 de Noviembre de 1993, Valparaíso.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

P.Eugenio Pizarro Poblete -

Les envié un comentario. Parece que no les llegó o no se publicó. Les pedía conversar para aclarar muchas cosas acerca de cómo se dieron las cosas y como yo me encontraba tambié contra la corriente.
Atte. P. Eugenio+
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres